La importancia de las posiciones en el póker

Posiciones en póker

La posición en la mesa, o dónde un jugador se siente en relación con el resto de jugadores, es uno de los aspectos del póker que los novatos pasan por alto. Piensan erróneamente que todos los asientos son iguales y que lo más importante es qué cartas tienen en la mano.

Esto no podría estar más lejos de la realidad, como demostró Annette Obrestad, la noruega que ganó un juego en línea donde miró sus cartas solo una vez (en un all-in) durante todo el torneo, demostrando así que lo más importante es jugar en posición y prestar atención a los jugadores en la mesa.

La mejor posición en un juego de póker es la última, ya que el jugador que ocupa dicha posición puede tomar sus decisiones después de observar a todos los demás en la mesa mientras toman las suyas.

En la jerga del póker, se dice que “tienes posición” sobre cualquier apostador que haya ido antes y que estás “fuera de posición” con los que vienen después.

En términos generales, tienes una posición sobre los jugadores a tu derecha y estás fuera de posición con los jugadores a tu izquierda, aunque ciertas circunstancias pueden cambiar esto.

Si su oponente tiene el botón, por ejemplo, o si estás a la izquierda de las ciegas en la primera ronda de apuestas, estás fuera de posición con ellos.

La posición en un juego de póker generalmente se divide en posición temprana, posición media, posición tardía y ciegas. En Mejores Casinos Online, vamos a ver con mayor profundidad las posiciones en el póker.

Posición temprana

Los primeros tres jugadores después de la ciega generalmente comprenden una posición temprana (aunque obviamente, todas las posiciones cambian dependiendo del número total de jugadores en la mesa, en este caso hablaremos de una mesa normal con 9 jugadores).

En Texas Hold’em y la mayoría de las variedades de póker, la regla general es que cuanto más tarde sea tu posición mejor. Cuando estás en una posición temprana, no deberías avanzar con una mano débil, porque no tienes control sobre las apuestas y probablemente pierdas la mayoría de las veces.

El concepto general a entender es: jugar temprano es malo, jugar tarde es bueno.

Si estás en la posición debajo de la pistola (o under the gun), es decir, luego de la ciega pequeña y la ciega grande, también te encuentras en una gran desventaja, ya que tienes que decidir cómo vas a actuar antes que nadie, y todos podrán tener en cuenta su acción al tomar sus propias decisiones.

El número de manos iniciales que realmente vale la pena jugar desde esta posición es muy pequeño: cuando estás en esta posición, no tienes mucha libertad de acción y probablemente termines foldeando la mayoría de las manos.

Por lo tanto, se trata de una de las posiciones en el póker con menores probabilidades de conseguir una buena mano a priori.

Posición media

Las posiciones en póker

Las posiciones en póker

La posición media generalmente se refiere a jugadores que están detrás de los primeros cuatro jugadores después de las ciegas y antes de los últimos dos jugadores antes de las ciegas. Esto es, cualquier jugador que no esté en una posición temprana o en una posición tardía.

La posición media no es ideal, pero tampoco está tan mal. Dado que la mayoría de las manos de póker se reducen a solo un par de jugadores en la mesa (ya que el resto se ha retirado), si ingresa cualquiera de los jugadores que van antes que tú tendrás posición.

En la posición intermedia, tienes una mayor libertad en términos de qué manos realmente valen la pena jugar, aunque tus opciones no son tan abiertas como en la última posición.

Posición tardía

Los dos últimos jugadores antes de las ciegas generalmente se consideran en la última posición, la más ventajosa de las posiciones en el póker, ya que puede evaluar las acciones de todos los demás y avanzar desde allí.

Si observas con precisión al resto de jugadores, es posible que logres interpretar que cartas tienen en sus manos para cuando llegue tu turno de apostar. Si estás en la última posición, tienes muchas más opciones  de manos para jugar.

Al apostar en posición tardía, tienes la oportunidad de farolear y sacar del juego a jugadores débiles, pudiendo robar botes sin arriesgar mucho dinero. Sin embargo, si no tienes una mano particularmente fuerte también debes estar dispuesto a retirarte si alguien más sube después de ti.

Esto se llama un check-raise (cuando alguien pasa, esperando que otro jugador suba, y luego vuelve a subir), y a menudo se usa para atrapar a los jugadores que son muy agresivos. Por eso es importante mantener un juego equilibrado en esta posición, y no abusar de los faroles.

Posiciones en el póker: Ciegas

Dentro de las posiciones en el póker, sentarse en las ciegas tiene beneficios. Eso sí, debes jugar muy bien para aprovechar las fortalezas  y no ceder ante las vulnerabilidades de esta posición.

Los jugadores en las ciegas ya han contribuido al bote, ya sea la mitad (ciega pequeña) de la apuesta mínima o la totalidad (ciega grande), antes de que comience la ronda de apuestas.

Solo en la primera ronda, las ciegas pequeñas y grandes son las últimas en apostar, después de eso siempre apuestan primeros. Esto significa que las ciegas tienen la ventaja durante la primera ronda de apuestas, pero la pierden rápidamente a partir de entonces y se encontrarán en una posición más vulnerable.

Por un lado, las ventajas en esta posiciones es que al haber puesto ya dinero en el bote, es más barato ver el flop, aún más si no hay apuestas. Sin embargo, esto puede transformarse en una desventaja si nos aferramos a manos malas, ya que a los jugadores principiantes hay combinaciones que le parecen mejores de lo que realmente son.

Por esto, la mejor recomendación cuando juegue las ciegas, es ser conservador. Si bien no hay un gran daño pagar con manos medias y ver el flop, no debe apegarse demasiado a las cartas o de lo contrario terminarás regalando dinero. Estadísticamente hablando, los jugadores pierden más dinero en las ciegas de lo que ganan.