El Blackjack, conocido también como veintiuna, posee unas reglas verdaderamente simples. Este juego de casino resulta bastante emocionante para los jugadores, puesto que el resultado final depende de la estrategia que se elija. De hecho, para los jugadores expertos, este es un juego perfecto para demostrar sus habilidades.

Pero incluso para los jugadores novatos, las probabilidades de ganar por decisiones propias jugando al Blackjack son mayores que las que tienen cuando participan en otros juegos de casino. Esto convierte al Blackjack en uno de los más atractivos del sector de los casinos online.

La historia del Blackjack en los casinos de México es bastante reciente ya que el juego comenzó a popularizarse en la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, sus raíces se remontan a 1.760 en Francia. En dicha época se denominaba como Vingt-et-Un (21). Actualmente, el Blackjack es uno de los juegos de cartas que se puede encontrar en cualquier casino mexicano, existiendo diferentes versiones del mismo.

MEJORES CASINOS PARA JUGAR AL BLACKJACK



CARACTERÍSTICAS DEL BLACKJACK

El Blackjack cuenta con varios aspectos que deberemos conocer antes de poder participar en partidas en reales, ya sea en un casino físico o en una página de casino online. A pesar de que existen pequeños matices que diferencian estas dos modalidades de Blackjack, todas las variantes del conocido juego de casino poseen ciertas características en común.

Objetivo del Blackjack

El objetivo del Blackjack es bastante sencillo y claro, puesto que cada jugador intentará vencer al crupier consiguiendo que sus cartas sumen un conteo lo más cercano posible a 21 o dicho número, pero sin pasarse.

Las cartas en Blackjack

Para jugar al Blackjack se usa el paquete estándar de 52 cartas, pero en la mayoría de los casinos en línea se mezclan varias barajas. El juego de casino de seis barajas (312 cartas) es el más popular.

Además, el crupier utiliza una tarjeta de plástico en blanco, que nunca se reparte, pero se coloca hacia la parte inferior del mazo para indicar cuándo será el momento de volver a barajar las cartas.

Cuando se utilizan cuatro o más barajas, se reparten desde un elemento denominado “zapato”. Esto no es más que una caja que permite al crupier sacar cartas de una a una, siempre quedando boca abajo y sin necesidad de sostener uno o más mazos de cartas.

Valores de las cartas / puntaje en Blackjack

Los jugadores deben conocer el valor de cada uno de los naipes antes de comenzar a jugar al Blackjack, puesto que es clave para el desarrollo de las manos.  El AS puede valer tanto 1 como 11, esto dependerá del resto de cartas que tenga el usuario y las combinaciones que pueda hacer. El Rey, la Dama y la Sota o Jack tienen un valor de 10, mientras que el resto de cartas tienen su valor numérico.

APUESTAS EN BLACKJACK

Antes de que empiece el juego del 21, cada jugador debe colocar una apuesta frente a él, en el área designada, con la cantidad de fichas que desee apostar. Los límites de apuestas mínimos y máximos son establecidos por el casino en el que se participe, por lo que las cantidades podrían variar de una sala a otra.

El reparto de cartas en Blackjack

Cuando todos los jugadores han hecho sus apuestas, el crupier baraja las cartas. A continuación, entrega una carta aleatoria a cada uno de los jugadores, siempre repartidas en el sentido de las agujas del reloj. Luego él mismo recibe otra carta. Todos estos naipes quedan boca arriba.

Luego se reparte otra ronda de cartas a cada jugador, que también quedan boca arriba Sin embargo, el crupier toma su segunda carta boca abajo. Por lo tanto, cada jugador recibe dos cartas que son perfectamente visibles por todos. Mientras, el crupier recibe una carta boca arriba y una carta boca abajo, aspecto que forma parte del juego.

Las decisiones en Blackjack

El jugador de la izquierda va primero y debe decidir si plantarse (que significa no solicitar al crupier más cartas) o pedir una nueva carta (para intentar obtener 21).

Es decir, el jugador tiene dos opciones. La primera sería plantarse con las dos cartas iniciales. La segunda pedirle al crupier cartas adicionales, de una en una, hasta que obtenga la cifra más cercana a 21 o dicho número o se pase.

En el caso de que sus cartas sumen más de 21, el jugador pierde y el crupier recoge las fichas apostadas por dicho jugador. Luego, el crupier se vuelve hacia el siguiente jugador a su izquierda y el proceso se repite de la misma manera.

La combinación de un AS con una carta que no sea un diez abre múltiples opciones para el jugador. Así pues se puede contar el AS como un 1 u 11, según le interese. Luego podrá decidir si pide nuevas cartas o bien se planta.

Por ejemplo, con un AS y un 6, el total es 7 o 17. Mientras que un conteo de 17 es una buena mano, el jugador puede desear obtener un total más elevado o combinar cartas de otra forma. Por lo tanto, el apostador simplemente podría contar el AS como un 1 y continuar pidiendo cartas.

El crupier en Blackjack

Cuando el crupier ha repartido las cartas a todos los jugadores, su carta boca abajo se deberá colocar hacia arriba. Si el total de la suma de sus dos primeros naipes es 17 o más, no podrá añadir más cartas a su mano. Si el total es 16 o menos, deberá tomar una carta.

El crupier deberá continuar tomando cartas hasta que el total sea 17 o más, momento en el cual tendrá que plantarse, sin o se pasa. Lo interesante es saber que las decisiones del crupier, son en muchos casos obligatorias, mientras que el jugador siempre tiene la opción de tomar la decisión que crea oportuna.

ESTRATEGIA BÁSICA EN BLACKJACK

Las tácticas ganadoras en Blackjack requieren que el usuario juegue cada mano de una manera óptima. Dicha estrategia siempre toma en cuenta cuál es la carta descubierta del crupier. La intención final, como ya bien sabemos, es acercarnos o conseguir a 21.

Cuando la carta a la vista del repartidor es buena, 7, 8, 9, Sota, Dama, Rey o AS, el jugador no debería dejar de pedir cartas hasta que no alcance un total de 17 o más. Esto se debe a que el crupier se verá obligado a buscar a una mano que sume como mínimo 17 antes de plantarse.

Cuando la carta boca arriba del crupier es más baja, ya sea 4, 5 o 6, el consejo que se ofrece al jugador es que deje de pedir cartas tan pronto como obtenga un total de 12 o más. En este caso, la estrategia es la de nunca pedir una carta de más si existen elevadas probabilidades de pasarse. La intención es dejar que sea el crupier quien corra ese riesgo y, con suerte, supere 21.

Finalmente, cuando la carta boca arriba del repartidor suma 2 o 3, el jugador debería dejar de solicitar nuevas cartas cuando haya sumado un total de 13 o un número mayor. La razón es que el crupier podría sumar sin apenas problemas dicha cantidad con su segunda carta.

Natural en Blackjack

Si las dos primeras cartas de un jugador son un AS y un Jack, esto significa que el conteo suma 21, lo que se denomina como natural o blackjack. Si un jugador tiene una mano de este tipo y el repartidor no, el crupier tendrá que pagar a ese jugador una vez y media el montante de su apuesta.

Si, es el crupier el que obtiene el natural, inmediatamente tomará las apuestas de todos los jugadores que no tienen esta misma mano. Si el distribuidor y otro jugador comparten esta mano natural, la apuesta quedará en empate y el jugador recuperará sus fichas.

Dividir parejas en Blackjack

Si las primeras dos cartas de un jugador son iguales, como por ejemplo dos Jacks o dos ochos, puede elegir tratarlas como dos manos separadas cuando le llegue su turno. El monto de su apuesta original se mantendrá en una de las cartas y debe colocarse una cantidad igual como una nueva apuesta en la otra carta.

El jugador primero juega la mano a su izquierda, pidiendo más cartas o plantándose. Solo entonces se juega la mano a la derecha. Así pues, las dos manos se tratan por separado. En el caso que el jugador inicie el juego con dos ASES, si decide dividir la mano, solo podrá pedir una carta por cada AS.

Doblar en Blackjack

Otra opción que tiene el jugador es la de doblar su apuesta cuando las dos cartas que le fueron repartidas al inicio son suman 9, 10 u 11. Para ello, cuando llega el turno del jugador, este debe colocar una apuesta igual a la apuesta original. Entonces, el crupier le entregará una carta más. Esta carta se colocará boca abajo y que no se mostrará hasta que las apuestas se asienten al final de la mano.