La falacia del jugador

Mesa apuestas ruleta casino

Siguiendo la línea de juego seguro que persigue nuestra página y el compromiso de ofrecer a nuestros visitantes una visión mucho más objetiva de todos los aspectos que componen este sector, vamos a hablar de un concepto que forma parte del mundo de las apuestas: la falacia del jugador.

Este término está relacionado con la forma de pensar y actuar de muchos jugadores de casino por internet, que creen fehacientemente que el juego se desarrollará de una determinada manera debido a unos condicionantes previos, algo que resulta erróneo.

Esto puede suceder por dos motivos principales: el jugador está completamente convencido de que el razonamiento que realiza es lógico o la necesidad de convencerse a sí mismo de que lo que piensa es lo correcto. En el primero caso, el usuario estaría realizando una interpretación lógica (pero equivocada) de una situación; mientras que en el segundo caso, el problema se centra en uno de los principales problemas del juego: la ludopatía.

De cualquier forma, antes de conocer más a fondo dichos aspectos debemos conocer en qué consiste la falacia del jugador, que definiremos en el siguiente punto.

¿Qué es la falacia del jugador?

La falacia del jugador o falacia del apostador consiste en que el jugador piensa, de manera totalmente errónea, que los hechos aleatorios pasados tienen una influencia directa sobre los sucesos aleatorios futuros. Es decir, el apostador cree que el resultado de una determinada partida en un juego de azar está condicionado por el resultado previo.

Expresado de otra forma: si un resultado en un juego de azar ocurre repetidas veces durante un periodo de tiempo, entonces sucederá con menor frecuencia en el futuro. O, lo que es lo mismo, si no se da un determinado resultado durante un periodo de tiempo, entonces deberá suceder con más frecuencia en el futuro

Por ejemplo: en la ruleta, el hecho de que haya salido el color negro en la primera tirada, predispone a que el color rojo tenga más opciones de salir en la siguiente. Es más, si el color negro aparece de forma consecutiva durante 3-4 giros, las opciones que aparezca el color rojo se incrementan todavía más.

Otro ejemplo de ello es lo que sucedería al jugar a los dados. Si el número 4 no ha salido a lo largo de varios lanzamientos, las opciones que salga en el siguiente aumentan. Y seguirían incrementando las opciones de aparecer conforme no aparezca en la siguiente.

Tanto el primero como el segundo ejemplo son totalmente erróneos, ya que no existe ningún tipo de relación entre lo que aconteció en una partida y lo que puede suceder en la siguiente. Se trata de dos acciones completamente independientes la una de la otra.

Historia de la falacia del jugador

La falacia del jugador también se conoce como falacia de Montecarlo, puesto que se basa en un hecho que ocurrió en un juego de la ruleta en dicho casino europeo en el año 1913. De acuerdo con las crónicas de la época, la bola cayó en el color negro durante 26 veces seguidas, algo con mínimas probabilidades que sucediera.

Después de que la bola cayera en el color negro de forma consecutiva durante varias ocasiones, los jugadores comenzaron a apostar al rojo, creyendo que la bola caería en este color debido a que no lo había hecho durante demasiadas veces.

Este error acompañó a muchos jugadores esa noche, que perdieron grandes cantidades de dinero mientras que el casino engrosaba su cuenta como nunca lo hubiera esperado gracias a una situación tan especial.

¿Cómo actúa la falacia del jugador en un ludópata?

Cerebro ludópataVolviendo a los motivos principales por los que sucede la falacia del jugador, los usuarios que en un primer momento están convencidos de que el razonamiento que realizan es lógico, podrían llegar a darse cuenta que no es así si durante varias partidas el azar juega en su contra.

Sin embargo, la mente de un ludópata no siempre es capaz de analizar la situación de manera objetiva para comprender que está cometiendo un error, sino que se autoconvence que su suerte tiene que cambiar en breve.

El ludópata no razona como pudiera hacerlo una persona sin este problema, sino que para él el hecho de haber perdido tantas veces quiere decir que la suerte está a punto de caer de su lado y que por tanto, debe seguir apostando.

Este es el resultado de la confusión que se produce en el cerebro del ludópata al confundir las probabilidades de ganar con la suerte. Una persona con este problema nunca entenderá (sin ayuda de profesionales) que la probabilidad de que se repita un resultado siempre es el mismo en cada jugada, independientemente de lo que sucedió previamente.

Medidas para evitar, controlar y solucionar la ludopatía

Las acciones que las entidades que operan casinos en línea y las administraciones de cada país (como es el caso de la SEGOB en México) están tomando son variadas y sirven para que muchos jugadores eviten o dejen atrás este grave problema de salud. A continuación, vamos a mostrar algunas de estas medidas y a recomendar ciertas acciones o hábitos que te pueden ayudar a prevenir caer en un problema de adicción al juego.

Nunca apuestes más de lo que puedas gastar en el casino

Una de las reglas no escritas entre los jugadores de casino es que NUNCA se juegue más dinero del que se puede perder. De esta manera, en ningún momento comprometerás tu economía personal. Piensa en el dinero que vayas a utilizar para apostar en el casino como dinero que vas a invertir en entretenimiento, del mismo modo como el que usas para ir al cine, a un restaurante o a un evento deportivo.

Juega durante un tiempo máximo en el casino

Otra medida que puede ayudar a jugadores con un bankroll importante a evitar conductas nocivas para la salud es jugar durante un tiempo máximo determinado. Si se establece un límite de tiempo máximo de juego, el usuario nunca llegará a perder el control de la situación, puesto que su conducta estará limitada por dicho tiempo.

Limita las apuestas máximas en cada partida en el casino

Otro de los aspectos sobre el que los jugadores pueden incidir y que está relacionado con los dos anteriores es en la cantidad de dinero máximo que pueden apostar en cada partida. Al realizar apuestas con un valor mínimo, las pérdidas también se verán reducidas, y permitirán al usuario además jugar por un mayor tiempo utilizando la misma cantidad de dinero.

Autoexclusión en el casino

La autoexclusión es un servicio que las páginas de casino en línea tienen disponible para todos sus usuarios que lo deseen y que se alarga por un período de 6 meses o 1 año, hasta que el problema se ha controlado.

Una vez que el proceso de autoexclusión ha iniciado, el operador de casino mantiene la cuenta del usuario cerrada sin posibilidad de volver a abrirla hasta que el plazo fijado expire. También evita que dicho usuario pueda abrir otras cuentas nuevas.

El uso de este servicio está ligado a un componente esencial: el jugador debe ser consciente de su problema y debe querer resolverlo. Además, el usuario contará con todo el apoyo del casino en el que se encuentre registrado, que lo podrá orientar en las acciones que debe seguir para volver a caer en problemas con el juego.

 El apoyo de la familia y amigos en la ludopatía

Por último, hay que decir que los familiares y amigos deben servir siempre como ayuda y soporte para los jugadores con tendencia al juego compulsivo, sobre todo cuando esta persona no es consciente de su problema. Contar con familiares y amigos que conozcan el problema con el jugeo que padece dicha persona resulta fundamental para evitar que accedan a fases más avanzadas de la ludopatía.

Además, estos conocidos podrán mantener un control sobre dicha persona, poniendo las medidas pertinentes para evitar que vuelva a apostar si no se encuentra totalmente recuperado.