Wikicasino: la ventaja de la casa

Diccionario casino

¿Quién no ha oído hablar sobre la ventaja de la casa o la ventaja del casino? Esta expresión, extendida en el sector de los juegos de casino durante muchos años y vigente en la actualidad, tiene una razón totalmente explicable, que además está más que justificada.

Tanto es así que la ventaja de la casa es una característica universalmente aceptada todos los actores del sector de los juegos de azar, ya que es el sistema principal en el que se sustenta esta industria. A continuación te contamos las principales particularidades de este sistema del que subsisten la mayoría de casinos.

¿Qué es la ventaja de la casa?

La ventaja de la casa o, como se denomina en inglés ´house edge´, es la ventaja matemática incorporada que poseen los casinos con respecto a los usuarios en la mayoría de los juegos en los que se participa en dichas salas. Como es lógico, los casinos son un negocio que se mantienen de ganar dinero, de otra manera, sería imposible que pusieran operar.

De esta forma, la ventaja de la casa ayuda al proveedor de juegos de azar a cubrir los costos de proporcionar el juego, pagar por el personal, el mantenimiento del casino, etc. También sirve para que la empresa obtenga ganancias, al fin y al cabo de trata de un negocio. Casi el total del porcentaje de los beneficios que obtienen estos establecimientos proviene del dinero que los jugadores apuestan en los juegos, ya sea a una máquina tragamonedas, a la ruleta o al blackjack.

¿Cómo funciona la ventaja de la casa?

DadosEn las máquinas tragamonedas existe un mecanismo llamado generador de números aleatorios, del que ya hemos hablado en anteriores ocasiones, que se encarga de esto. En realidad, se trata de una computadora programada para seleccionar las combinaciones de símbolos al azar cuando el jugador presiona el botón de girar.

En una Slot con cinco tambores y treinta y cinco paradas posibles en cada carrete, hay más de 50 millones posibles de combinaciones finales. El generador de números aleatorios está programado para que, porcentualmente, haya más pérdidas que victorias. Este porcentaje debe estar disponible en la propio gabinete o en el software de la máquina para ser comprobado por cualquier usuario.

Por otro lado, en la ruleta Europea, por ejemplo, sabemos que existen 36 números más un cero. Cuando la rueda está girando, la bola puede detenerse en cualquiera de los 36 números o el propio cero, es decir: existen 37 posibles paradas.

Así pues, las probabilidades matemáticas de que elija una de esas paradas posibles es de 1 en 37. Sin embargo, los pagos de la casa se establecen en 35 a 1, por lo que, con el tiempo, la casa nunca perderá. En este caso, la ventaja de la casa es de un 2,7%.

Para concluir, en juegos como el Blackjack, por ejemplo, el crupier gana todas las apuestas que los jugadores que pierden, incluso si su propia mano tampoco resulta ganadora. Esto se debe a que el crupier hace de ´banca´. Por el contrario, un jugador solo ganará si su propia mano supera a la del crupier.